Menu
Home » Noticias » Trump debería gobernar con respeto por los derechos
54013911_s

Trump debería gobernar con respeto por los derechos

El presidente electo debería dejar atrás la retórica que promueve la división y adoptar un nuevo tono

(Washington, 9 de noviembre de 2016) – El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, debería abandonar la retórica utilizada en su campaña, que parecía rechazar muchas de las obligaciones más fundamentales de Estados Unidos en materia de derechos humanos, y poner los derechos en el centro de la agenda de política interior y exterior de su gobierno, señaló hoy Human Rights Watch. Los resultados oficiales dieron a Trump los votos necesarios en el colegio electoral para consagrarse ganador.

“Ahora que ha asegurado su victoria, el presidente electo Trump debería pasar de provocaciones y retorica de odio y gobernar con respeto para todos los que viven en los Estados Unidos”, manifestó Kenneth Roth, director ejecutivo de Human Rights Watch. “Llegó a la Casa Blanca tras una campaña caracterizada por misoginia, racismo y xenofobia, pero eso no es una ruta a gobernanaza exitosa. El presidente electo Trump debe comprometerse a gobernar de manera que respeta y promueve los derechos humanos para todos”.

La campaña presidencial de EE. UU. estuvo dominada por una serie de polémicas declaraciones y propuestas de políticas por parte de Trump. Al anunciar su intención de postularse para la presidencia en junio de 2015, Trump manifestó: “Cuando México envía personas, no envía a las mejores… Envía a personas que tienen muchísimos problemas y que nos traen esos problemas a nosotros. Traen drogas. Traen delincuencia. Son violadores. Y supongo que habrá algunos que son buenas personas”. También propuso prohibir el ingreso de personas musulmanas a EE. UU.

Durante un debate en las primarias, Trump declaró que “volvería a implementar la técnica de simulacros de ahogamiento” y “otras tácticas infinitamente peores”. También manifestó que mantendría abierto el centro de detención de Bahía de Guantánamo y que “lo llenaría de tipos malos”. En la última etapa de la campaña, la atención se centró en un video de 2005 en el cual Trump parecía alardear de acosar sexualmente a las mujeres. Posteriormente, Trump pidió disculpas por sus declaraciones. Cuando se dio a conocer esta grabación, más de una decena de mujeres acusaron a Trump de acoso sexual.

El presidente electo heredará enormes desafíos de derechos humanos en el plano global y el interno cuando asuma su cargo en enero de 2017, entre los cuales se incluyen cómo abordar el papel de Estados Unidos en conflictos donde la pérdida de numerosas vidas de civiles se ha vuelto habitual, sea en Siria, Irak, Afganistán o Yemen. En Yemen, Estados Unidos ha pasado a ser parte de un conflicto armado en el cual su aliado, Arabia Saudita, ha cometido actos de violencia devastadora e indiscriminada contra la población civil del país.

Trump tiene la oportunidad de dejar atrás su retórica —a menudo execrable— y posicionar los derechos humanos como eje central de sus políticas nacionales e internacionales. Debería reconocer que la credibilidad del gobierno de EE. UU. en la promoción de los derechos, la buena gobernanza y el estado de derecho no podrá ser plena a menos que el propio gobierno estadounidense mejore su desempeño respecto de cuestiones como los derechos de mujeres y niños, justicia penal, Guantánamo, ataques con drones fuera de las zonas de guerra convencionales y justicia para casos de tortura.

“Es difícil exigir que otros países respeten los derechos humanos cuando a veces tu propio gobierno transgrede esos derechos”, señaló Roth. “A nivel interno, por ejemplo, el presidente electo Trump debería abordar una reforma de justicia penal e inmigratoria, y trabajar especialmente para resolver racismo sistemático”.

A nivel internacional, Trump debería enfocarse particularmente en la progresiva restricción global de la sociedad civil y la libertad de expresión, por ejemplo en Rusia, China, Egipto, Etiopía y Bangladesh. Su gobierno también debería adoptar nuevos enfoques para el abordaje de gobiernos totalitarios como Corea del Norte, y presionar para que cese la represión creciente en países cuyos gobiernos cada vez consolidan más su poder, como Turquía.

El presidente electo también debería intentar fortalecer las normas sobre control de armas, trabajando junto con otros países para establecer una prohibición legal a los sistemas de armas completamente autónomas (“robots de combate”) y tomando otras medidas para que Estados Unidos deje de usar minas terrestres y municiones en racimo, y suscriba los tratados internacionales que restringen su uso.

Más allá de los comicios federales, el 8 de noviembre se presentaron a los votantes varias propuestas importantes, como por ejemplo si los californianos votarían para derogar la pena de muerte en el estado; y si los habitantes de Nebraska elegirían que no se restablezca la pena capital tras su abolición por la legislatura del estado. En varios estados, también se votó la cuestión de si se debe legalizar el uso de marihuana para consumo personal.

Publicado en Human Rights Watch es una organización de derechos humanos no gubernamental y sin fines de lucro, conformada por aproximadamente 400 miembros situados en todo el mundo. Su personal está integrado por profesionistas en derechos humanos, incluidos expertos de los países en los que operan, abogados, periodistas y académicos de diversos orígenes y nacionalidades. Fundada en 1978, Human Rights Watch es reconocida por la investigación precisa de los hechos, la presentación de informes imparciales, el uso efectivo de los medios de comunicación, y la defensa de objetivos, a menudo, en asociación con grupos locales de derechos humanos. Cada año, Human Rights Watch publica más de 100 informes e información periódica sobre las condiciones de derechos humanos en 90 países, generando una amplia cobertura en los medios de comunicación locales e internacionales. Gracias a la influencia que esto genera, Human Rights Watch se reúne con los gobiernos, las Naciones Unidas, grupos regionales como la Unión Africana y la Unión Europea, las instituciones financieras y las corporaciones para presionar por cambios en la política y las acciones que promueven los derechos humanos y la justicia en todo el mundo .

Fuente: https://www.hrw.org/es/news/2016/11/09/ee-uu-trump-deberia-gobernar-con-respeto-por-los-derechos

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


Requerido

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.  [ Aceptar ]