Menu
Home » Sin categoría » Teoría del delito
45327322_s

Teoría del delito

Manuel Moreno Melo

Manuel Moreno Melo

La criminalización primaria es el proceso selectivo de aquellos comportamientos que en abstracto el Poder considera deben ser sujetas a procedimiento y sancionadas como delictivas, al momento en que uno de los órganos del Estado hace patente el Ius Puniendi en un caso en concreto, en contra de personas en lo particular, es que se da la criminalización secundaria.[1]

La criminalización secundaria se ejerce desde el momento de la detención o sujeción procesal hasta que se cumple la pena impuesta por un juzgador, en esta categoría conceptual tiene una relevancia la teoría del delito, como una propuesta conceptual o doctrinal a partir de la cual se limita el derecho de castigo a la exacta aplicación de la ley penal, de manera que se reúnan los elementos constitutivos del hecho punible.

Una interrogante es ¿Qué se tiene que acreditar por el Ministerio Público o Fiscal mediante medios de prueba para configurar el hecho punible? y la otra ¿ Qué puede alegar y/o acreditar un abogado defensor para lograr la inocencia del imputado mediante la negativa de que se haya realizado un hecho delictivo o que sea responsabilidad de su defendido?, las hipótesis de exclusión suelen estar consideradas en la legislación penal sustantiva, en el caso mexicano además de estar señaladas en los Códigos Penales, los artículos 405 y 406 del Còdigo Nacional de Procedimientos Penales hacen referencia de forma enunciativa a las causales que excluyen el delito y en términos del último precepto antes mencionado su estudio integral debe formar parte de la sentencia condenatoria para que se determine porque no hay algún elemento negativo del hecho punible.

El nivel inmediato de análisis del derecho es la teoría, ciencia o dogmática, (un plano superior es la filosofía jurídica[2]), es la teoría del delito la disciplina que brinda desarrollos conceptuales para una mejor interpretación de los elementos comunes positivos y negativos del hecho punible, en un plano académico podemos considerar que el país hegemónico en la materia es Alemania.

Desde el denominado causalismo clásico hasta el actual funcionalismo y su categoría de la imputación objetiva,  se han realizado intentos por construir una serie de eslabones para determinar en qué momento hay o no una conducta susceptible de criminalización secundaria.

¿Qué es lo que se castiga conductas o resultados? ¿Por qué en la legislación mexicana el delito consumado se castiga de forma más severa en relación a la tentativa acabada idónea? ¿Qué es lo que une a la conducta con el resultado que se le atribuye a un individuo? En esta última pregunta las respuestas tentativas son: la causalidad o bien la finalidad, o en términos objetivos la realización de un riesgo desaprobado o bajo un esquema puramente normativo una conducta contraria a la expectativa o rol del sujeto. Este tipo de cuestionamientos son las que se plantea la dogmática penal, así como lo relativo a la autoría y participación, entre otros temas por demás interesantes.

En términos globales es la teoría de la imputación objetiva la construcción conceptual dominante en la actualidad, y que empieza a tener criterios en particular por el Poder Judicial de la Federación en nuestro país.

 En el caso mexicano solemos recibir con o sin criticas las posturas de los autores alemanes, sin que hasta el momento exista una formulación teórica que haya trascendido en la dinámica teórica o práctica a nivel interno o internacional alejada del causalismo, finalismo o funcionalismo, con conceptos propios o bien con una estructura de imputación distinta, por lo tanto es necesario tener una comprensión adecuada sobre estas corrientes de estudio del hecho punible y a partir de ello tomar postura y realizar las consideraciones y críticas atendiendo a nuestro contexto social y normativo.

En tanto nuestro país atraviesa la transición por la implementación del denominado constitucionalmente Proceso Penal Acusatorio y Oral, el estudio para una efectiva praxis no solo debe avocarse a las cuestiones adjetivas por parte los operadores, sino que también debe existir un análisis del ámbito sustantivo que es precisamente el debate de fondo generalmente en un procedimiento.

Conoce más del autor Manuel Moreno Melo

[1] Véase Zaffaroni, Eugenio Raúl. (2009). Estructura básica del derecho penal. Buenos Aires, Argentina: EDIAR.

[2] Tamayo y Salmoràn, Rolando, la Ciencia Jurídica y su carácter empírico, Ediciones Coyoacàn, México

Un comentario

  1. Considero que antes de haber redactado el artículo 405 del Código Nacional de Procedimientos Penales los integrantes del consejo técnico legislativo debieron leer a Franciscoz Muñoz Conde por ejemplo. Excelente artículo!

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


Requerido

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.  [ Aceptar ]