Menu
Home » Blog » ¿Litis cerrada o abierta? en el Juicio Oral Penal
41365424_s

¿Litis cerrada o abierta? en el Juicio Oral Penal

Manuel Moreno Melo

Manuel Moreno Melo

En la medida en que se hace notable la curva de aprendizaje que tenemos en nuestro país sobre la dinámica procesal penal del modelo acusatorio y oral surgen temas que llaman la atención y que ameritan estudios al menos estilizados pero dirigidos a analizarlos de manera particular, en este caso sobre la Litis en el juicio oral.

Una de las banderas que se ha establecido en el discurso como bondad del proceso penal acusatorio y oral a diferencia del denominado inquisitivo mixto, en donde la averiguación previa era la base probatoria del enjuiciamiento, es que ahora los registros de la investigación carecen de valor probatorio directo para el dictado de la sentencia, en tanto estos no podrán ser ofrecidos o invocados como medio de prueba para que sean leídos en términos del artículo 385 del Código Nacional de Procedimientos Penales, salvo las excepciones que hace referencia el numeral siguiente del mismo ordenamiento:

Artículo 386. Excepción para la incorporación por lectura de declaraciones anteriores

Podrán incorporarse al juicio, previa lectura o reproducción, los registros en que consten anteriores declaraciones o informes de testigos, peritos o acusados, únicamente en los siguientes casos:

  1. El testigo o coimputado haya fallecido, presente un trastorno mental transitorio o permanente o haya perdido la capacidad para declarar en juicio y, por esa razón, no hubiese sido posible solicitar su desahogo anticipado, o
  2. Cuando la incomparecencia de los testigos, peritos o coimputados, fuere atribuible al acusado.

Cualquiera de estas circunstancias deberá ser debidamente acreditada.

Conforme a lo anterior se sigue la lógica que los registros de la investigación llevados a cabo por la policía o Ministerio Público, incluso atendiendo a la figura de la acción penal privada podemos incluir a la víctima, carecen de un valor probatorio ¨directo¨ (con las excepciones antes señaladas), en tanto se debe dictar una sentencia conforme a los principios de igualdad, publicidad, concentración, continuidad, contradicción e inmediación (sin obviar la circunstancia del artículo 347 fracción III del CNPP en el cual se establece como requisito del auto de apertura que recibirá el tribunal de enjuiciamiento ¨los hechos materia de la acusación¨).

 Con esa idea podemos determinar que esas entrevistas por ejemplo que se levantan en la investigación inicial, solo servirán atendiendo al artículo 376 del CNPP para una lectura dentro de un interrogatorio, contrainterrogatorio o declaración del imputado para los siguientes fines:

- Apoyo de memoria.

- Superar Contradicción.

- Evidenciar Contradicción.

-  Aclaración Pertinente.

Con estas cuatro figuras si bien es cierto no es que el juzgador resuelva con base a la carpeta o registro de investigación, pero mediante las mismas si se genera un cierto valor ¨referencial¨ o ¨indirecto¨ para cualquiera  sea de los fines de la lectura ya sea para el imputado, perito o testigo.

Lo anterior se justifica en tanto lo que prevalece y es prueba atendiendo al ordenamiento en cita: ¨todo conocimiento cierto o probable sobre un hecho, que ingresando al proceso como medio de prueba en una audiencia y desahogada bajo los principios de inmediación y contradicción, sirve al Tribunal de enjuiciamiento como elemento de juicio para llegar a una conclusión cierta sobre los hechos materia de la acusación.¨

Sin embargo resulta interesante la situación o interrogante si ¿conforme al CNPP se pueden realizar preguntas que no tengan relación plena o respecto a lo manifestado en las entrevistas y demás registros en el procedimiento penal?, en este orden de ideas el artículo 373 tercer párrafo señala:

Las partes sólo podrán hacer preguntas a los testigos, peritos o al acusado, respecto de lo declarado por ellos previamente en la investigación cuando conste en los registros, de lo declarado en juicio, cuando tengan como finalidad acreditar su dicho, o cuando se pretenda ofrecer prueba de refutación respecto de hechos propios que resulten pertinentes para la materia de juicio.

 

Es decir más allá de la prueba de refutación que ha sido materia de análisis en un escrito anterior[1], se desprende el supuesto de que no se puede practicar un interrogatorio o contrainterrogatorio al imputado, testigo o perito sobre hechos o circunstancias que no sean respecto a lo manifestado por el declarante de manera previa, lo cual produciría una Litis cerrada en dichos desahogos de medios de prueba.

Incluso atendiendo a la doctrina en materia de litigio oral la lectura para  evidenciar contradicción durante un contrainterrogatorio procede en caso de que se manifieste un hecho distinto o bien uno nuevo, en este último caso es para hacer ver al juzgador que el testigo no manifestó dicho hecho de manera previa en los registros en donde fue más reciente la presencia en el suceso.

Esto a la vez genera una llamada de atención a los órganos de investigación a realizar entrevistas más exhaustivas a diferencia de la brevedad que en alguna sugerencia se pudiese señalar para llevarlas a cabo.

 Como apunte final podemos señalar que si bien es cierto el artículo 373 párrafo tercero procura que no se generen hechos completamente distintos en juicio en relación a los que se han ido investigando y depurando sus medios de prueba, sin embargo a la vez reduce o cierra el campo de preguntas en tanto le da un carácter de guía a los registros y por lo tanto un cierto valor probatorio, ya que se puede convertir el juicio oral en una simple reproducción o repetición de lo que consta en la ya mencionada carpeta de investigación en detrimento a la finalidad técnica del proceso que es: esclarecer los hechos.

[1] http://revistajurista.com/prueba-nueva-y-de-refutacion-en-el-proceso-penal-acusatorio-y-oral/

2 comentarios

  1. Buenas noches Maestro. Primero que nada felicitarlo por tan interesante blog. Ahora bien con el debido respeto quisiera plantearle una posible excepción a su tesis esperando su opinión, y es que nuestro Código Nacional de Procedimientos Penales en su Articulo 372 parrafo 3° dice:

    “A solicitud de algunas de las partes, el Tribunal podrá autorizar un nuevo interrogatorio a los testigos que ya hayan declarado en la audiencia, siempre y cuando no hayan sido liberados; al perito se le podrán formular preguntas con el fin de proponerle hipótesis sobre la materia del dictamen pericial, a las que el perito deberá responder atendiéndose a la ciencia, la profesión y los hechos hipotéticos propuestos”.

    De lo anterior se desprende la posibilidad de hacerle, únicamente a un perito y en relación a la ciencia o arte del cual esta especializado, preguntas cuya respuesta no este o siquiera se intuya de los registros de la carpeta de investigación, tal sería el caso de preguntarle a un perito en balística acerca de los posibles resultados del impacto del proyectil en el cuerpo de la víctima si el arma hubiera sido de diverso calibre o desde un ángulo diferente, preguntas que por cierto considero serían propias de un posible reinterrogatorio o recontrainterrogatorio.

    ¿Usted que opina? En espera de su respuesta le envío cordiales saludos y ánimo para seguir escribiendo estas publicaciones tan enriquecedoras.

  2. FRANCISCO JOSE HARO GALVEZ

    EN ESTE TIEMPO,TODO TEMA QUE SE ABORDE CON INTENCIÓN DE COMUNICAR CONOCIMIENTOS SOBRE EL LITIGIO ORAL PENAL,ME PARECE DE UN GRAN CRITERIO,PORQUE TODO LO QUE PODAMOS APRENDER,ENRIQUECE NUESTRO ACTUAR EN CUALQUIER PROCESO DEL NUEVO PARADIGMA,FELICIDADES !!!

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


Requerido

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.  [ Aceptar ]