Menu
Home » Blog » La Trilogía Investigadora en el Sistema Acusatorio Adversarial
12548040_m

La Trilogía Investigadora en el Sistema Acusatorio Adversarial

Dr. Juan Fernando González Porras

Dr. Juan Fernando González Porras

El Sistema Penal Acusatorio y Oral previsto en la Reforma constitucional de 2008, hay dos temas relevantes para el Ministerio Público, a saber: primero, que pierde su fe pública; segundo, que se deja atrás la prueba documental con valor probatorio pleno, casi sacramental, para dar paso y prioridad a diligencias expeditas, como la testimonial, las videograbaciones, la reconstrucción de hechos y la pericial, bajo la lupa de dos partes. Hoy la defensa profesional se incorpora como un elemento transformador real y competitivo que puede impactar, también, en el juicio del juzgador, para absolver o condenar.

 El sistema oral requerirá del Ministerio Público mucho más que una capacitación para integrar una carpeta de investigación o para hablar argumentativamente en público, le implica una comprensión integral del sistema penal bajo distintos momentos procesales.

La oralidad es una audiencia ante el juez, no ante el Ministerio Público, quien tiene que continuar registrando lo que se hace, en la Carpeta de Investigación, pero sin tantos formalismos de acuerdos y razones para justificar las documentales que se solicitan o agregan, sino que estas se van integrando en un expediente, con orden y lógica, disminuyendo con ello las formalidades, pero no las elimina totalmente.

 Los ciudadanos que acuden a las oficinas de procuración de justicia a plantear un problema, ya no llegaran a las llamadas unidades de atención de “barandilla”, de orientación y recepción, o de atención inmediata, cuya actividad principal era determinar si el problema planteado era de competencia o no de la procuraduría, y, en algunos casos, daban una cierta orientación o canalización. En este nuevo mecanismo de atención se tiene que encontrar con un área de “atención temprana”, cuya denominación no es relevante si no su función. El personal que conozca en esta etapa deben estar preparando para hacer una adecuada distribución de tareas, dependiendo del asunto que se trate y de acuerdo a su naturaleza; para una mayor agilidad, en el mismo lugar deben de existir módulos o espacios físicos para operar mecanismos alternativos de solución de conflictos, como son la conciliación, la mediación, el arbitraje y la negociación, que se deben realizar por personal especializado y diverso al Ministerio Público.

 Primero, las áreas especializadas de atención alternativa deben tratar de “ conciliar a las partes” en delitos cuya gravedad lo permita, en casos de que esto no sea posible, pasaran el caso con el Ministerio Público, quien iniciara la Carpeta de Investigación, y dentro de esta podrá determinar, siguiendo las instrucciones ya existentes por acuerdo del procurador o determinación de la ley adjetiva, aplicar los llamados criterios de oportunidad, que deben entenderse como una facultad discrecional de Estado, por conducto del Ministerio Público, mediante los cuales puede abstenerse de investigar, o concluir la investigación, sin acreditar el hecho o la o la participación del responsable; es decir, pueden ser aplicados parcialmente, tanto en lo relativo a los hechos como para alguno o algunos de los partícipes, aunque para otros no, tomando en cuenta diversas circunstancias, sin que su aplicación aplique que el hecho no exista o no sea delito, o que se deje a la víctima sin protección.

 En este momento procesal, las partes pueden llegar a los denominados acuerdos reparatorios ante el Ministerio Público, que como su nombre lo indica, son pactos entre ellos para cubrir o repara los daños causados como consecuencia de la conducta presumiblemente delictiva que y, cumplidos estos, también son aplicables los criterios de oportunidad.

 El Ministerio Publico deberá aplicar los criterios de oportunidad sobre la base de razones objetivas y sin discriminación, valorando cada caso en lo individual, según los criterios generales que al efecto se hayan dispuesto por la Procuraduría General de Justicia del Estado

 En los casos en los que se verifique daño, este deberá:

 a) Haber sido reparado;

b) Que sobre el mismo se han acordado los términos de su reparación;

 c) Que se ha otorgado garantía suficiente para repararlo;

 d) Que se ha realizado su pago conforme a dictamen pericial.

 En cualquiera de estos supuestos deberá dejarse constancia, por cualquier medio indubitable, de la reparación o  de la restitución, según sea el caso.

CARPETA DE INVESTIGACION

Una vez que el Ministerio Público instruye la apertura de la carpeta de investigación, es cuando realmente inicia su actividad investigadora. Esta carpeta de investigación se puede iniciar por noticia de la policía, ya sea preventiva, ya sea de investigación; se dice que l Ministerio Público se dispone a integrar la investigación desformalizada cuando recibe la noticia criminal de cualquier manera.

La carpeta de investigación se integra por actas, declaraciones y dictámenes, entre otros documentos, y los más significativos son:

 a) Acta de avisos de hechos probablemente delictivos.

 b) Acta denuncia o querella

 c) Acta de entrevista a testigos.

 d) Acta de inspección de lugar y levantamiento del cadáver.

 e) Acta de control de escena del hecho.

 f) Acta de lectura de derechos.

 g) Acta de cadena y eslabones de custodia de evidencia.

 h) Informe policial homologado.

 i) Inventario de objetos diversos.

 j) Informes o dictámenes periciales.

 k) Declaración ante el Ministerio Público.

 l) Formulación de la imputación.

 m) Solicitud de orden de aprehensión.

 n) Formulación de la acusación.

La etapa de investigación preliminar de hechos presumiblemente delictivos tiene diversos objetivos que podemos dividir en dos grandes unidades.

  1. Objetivos de la Investigación Policial.

 a) Recolectar información del material probatorio.

 b) Recabar información sobre el modus operandi.

 c) Eslabonamiento de personas, escenarios y objetos.

 d) Obtener declaraciones creíbles.

 e) Identificar, o perfil criminológico, del delincuente.

Esta unidad se realiza en cuatro momentos de la investigación.

  1. Desde la noticia criminal hasta integrar la carpeta de investigación.

  1. Cuando la policía, en coordinación con el Ministerio Público y los servicios periciales cuentan con la información suficiente para formular la imputación.

  1. En el plazo de cierre de la investigación.

  1. Durante el proceso y hasta el dictado de sentencia (prueba superviniente y prueba sobre prueba).

Armonizando los objetivos, se puede recomendar a los elementos policiales responsables de la investigación que durante ésta tomen lo siguiente:

  • Descartar o confirmar el hecho delictivo.

  • Excluir la información no relevante.

  • Reunir elementos materiales de prueba o evidencia física lícitamente.

  • Planear otras hipótesis que permitan reorientar la investigación.
  • Proyectar resultados hipotéticos con las hipótesis planteadas.
  • Viabilizar si las nuevas hipótesis son válidas y tiene medios probatorios para dar, mas allá de toda duda razonable, la imputación del hecho y la participación del imputado.

LA POLICIA INVESTIGADORA Y LOS SERVICIOS PERICIALES

El objetivo primordial es que la policía que interviene en principio, conozca la metodología de preservación del lugar de los hechos, y con ello se le faculta, en su caso, a la fijación, recolección, embalaje de los indicios, con cadena de custodia, para que se tenga la posibilidad de incorporarlos en el juicio como medio de prueba legítimamente obtenido y custodiado.

  • Recibir, informar y verificar contenidos de las denuncias.
  • Confirmar e identificar de fuentes no identificadas.
  • Recopilar información e informar al MP.
  • Auxilio y protección a víctimas, ofendidos y testigos.
  • Cuidar evidencias, lugares e instrumentos del delito.
  • Entrevistar testigos y dejar registro de esto.
  • Datos que identifiquen e individualicen al imputado.
  • Reunir información de urgencia, realizar detenciones en flagrancia, inspección de personas, recolección de objetos e inventario.

Se entiende por cadena de custodia: “el conjunto de etapas o eslabones, desarrollados en forma científica y legitima en una investigación judicial con el fin de: a) evitar la alteración (o destrucción) de los indicios materiales al momento (o después) de su recopilación, y b) dar garantía científica plena de que lo analizado en el laboratorio forense (o presentado en juicio), es lo mismo recabado (o decomisado) en el propio escenario del delito (o en otro lugar relacionado con el delito).

La formalidad ministerial, hasta hoy, respecto a la recepción de indicios físicos cuya entrega es hecha por elementos de la policía, ha sido descriptiva únicamente, es decir, la policía, en sus partes o informes homologados refiere “cosas u objetos” como son: armas, drogas, teléfonos celulares, papeles, proyectiles, etc.; sobre los que, en algunas ocasiones, señala donde los recogió o a quien se los quito, y el agente del Ministerio Público se limita a verterlo en l averiguación previa; cuando quien los levanta es algún perito, se deja en este toda la responsabilidad de su descripción en los dictámenes, y, por supuesto su recolección y embalaje.

En el nuevo modelo, la policía, los peritos y el propio agente del Ministerio Público están obligados a preservar los indicios, huellas, vestigios, instrumentos y objetos del delito encontrado en el lugar de los hechos, del hallazgo o del enlace. Esta obligación nace del propio contenido constitucional y se refleja en diversa regulación, como es en los artículos 20, Apartado A, fracción IX, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; 123 bis del Código Federal de Procedimientos Penales; 225, fracción XXXI, del Código Penal Federal y el Acuerdo numero A/002/10 emitido por la Procuraduría General de la República mediante el cual se establecen los lineamientos que deberán observar todos los servidores públicos para la debida preservación y procesamiento del lugar de los hechos o del hallazgo y de los indicios, huellas o vestigios del hecho delictuoso, así como de los instrumentos, objetos o productos del delito.

Aunado a ello, con fundamento en la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública, la Conferencia Nacional de Procuración de Justicia adopto el acuerdo CNPJ / XXIV / 08 / 2010, aprobado en la XXIV Asamblea Plenaria, por el que se impulsa la suscripción del Acuerdo Marco para la homologación de criterios para la regulación e instrumentación de la cadena de custodia de los indicios, huellas o vestigios del hecho delictuoso y de los instrumentos, objetos o productos del delito. Este corresponde al ya referido Acuerdo numero A / 02 / 10, emitido por la Procuraduría General de la República.

Para estos efectos:

PRESERVAR es: proteger, resguardar anticipadamente a una persona, animal o cosa, de algún daño o peligro.

DAÑO o PELIGRO: que el material sensible sea movido de lugar, robado, remplazado por otro dela misma naturaleza, contaminado, destruido, borrado, modificado, alterado o perdido.

Para realizar este procedimiento se requieren, cuando menos, los siguientes pasos:

 a) Fijación;

b) Recolección;

 c) Embalaje y etiquetado;

 d) Elaboración del formato de cadena de custodia, y

 e) Envió en su caso, a laboratorios periciales para la práctica de pruebas pertinentes, con la debida continuidad de la cadena de custodia.

En relación con la cadena d custodia, los elementos de la Policía, deberán:

  1. Delimitar la zona e impedir que personas ajenas al Ministerio Público, y / o los peritos puedan acceder a ella.

  1. En dado caso de que hayan ocurrido hechos delictivos con artefactos explosivos, artefactos o sustancias peligrosas, se cercioraran de que no existan de que no existan estos elementos o cualquier otro objeto que ponga en riesgo a las víctimas o lugar de los hechos y / o del hallazgo, o a la ciudadanía en general, procurando siempre preservar las evidencias en el estado en que se encontraban al momento de su llegada.

  1. Fijar el lugar de los hecho y / o el hallazgo mediante cualquier medio que tengan a su alcance, ya sea a través de fotografías, videograbación, planos, y por escrito, además de detallar la ubicación en que ocurrieron los hechos delictivos, individualizando la ubicación de indicios físicos.

  1. Bajo las circunstancias prevalecientes, de ser el caso, procederán una vez fijado los indicios físicos, a la recolección, embalaje y etiquetado, procediendo a la elaboración del formato de cadena de custodia para la entrega de los mismos al agente del Ministerio Público para su resguardo y custodia.

  1. Elaborar el informe pericial homologado, describiendo de manera puntual, las acciones que tomo para la preservación del lugar, la ubicación e individualización delos indicios, las condiciones que prevalecieron para, en su caso, el levantamiento de evidencias, y o circunstancias, que deberán referir par la alteración que existió en el lugar de los hechos y el nombre de las personas que participaron en el lugar de su intervención.

En la cadena de custodia, el agente del Ministerio Público deberá:

  1. Cerciorarse de que hayan seguido los procedimientos técnicos adecuados para preservar los indicios, huellas o vestigios del hecho delictuoso, así como delos instrumentos, objetos o productos del delito.

  1. De no haberse efectuado la recolección, levantamiento y traslado adecuadamente, lo asentara en la averiguación previa.

  1. Dara vista a las autoridades competentes, en su caso, parta efectos de la responsabilidad a que haya lugar.

Asimismo, valorara y determinara los indicios, huellas o vestigios del hecho delictuosos, así como los instrumentos, objetos y productos del delito, pierden o no valor probatorio por la ALTERACION que pudieron sufrir y que fue debidamente registrada; y / o si han sido modificados de tal forma que hayan perdido su eficacia para acreditar el hecho o circunstancia de que se trate; o bien, si estos “recuperan” valor probatorio al concatenarse con otros medios probatorios.

Los servicios periciales deberán:

  1. Cerciorarse del correcto manejo de los indicios, huellas o vestigios del hecho delictuoso, así como de los instrumentos, objetos o productos del delito.

  1. Informar por escrito al agente del Ministerio Público cuando estos no hayan sido debidamente resguardados, sin perjuicio a la práctica delos peritajes que se les hubiere instruido.

  1. Comunicar al agente del Ministerio Público la posibilidad de otros peritajes que puedan ser practicados, aun cuando no se les haya solicitado.

  1. Realizar las pruebas técnico- científicas requeridas de cada uno de los indicios, huellas o vestigios del hecho delictuoso, así como los instrumentos, objetos o productos del delito.

  1. Informar, para que conste en el acta respectiva, cuando el peritaje recaiga sobre objetos que se puedan consumir al ser analizados, y, en su caso, emitir su opinión técnica sobre la mitad de la sustancia, a no ser que su cantidad sea tan escasa que no se pueda emitir sin consumirla por completo.

  1. Deberá establecer la prelación de pruebas sucesivas, cuando se deba realizar más de un peritaje sobre una misma evidencia, e informar al agente del Ministerio Público en los casos en que la elaboración del dictamen destruya la evidencia, así como la forma de preservar una copia.

  1. Deberá informar el destino final de la evidencia y obtener, en su caso, el formato de recepción de evidencia para su guarda en laboratorios, bodegas, gavetas, etc. El responsable final deberá firmar de recibido.

  1. En su testimonio, en audiencia, deberá de relatar de manera simple como llego a sus conclusiones metodológicamente, pero en palabras claras y entendibles para un lego, estableciendo, además, el proceso completo de cadena de custodia durante el tiempo que estuvo en servicios periciales y autentificara, cuando proceda, el objeto material.

Incorporación de la evidencia a la carpeta de investigación.

Cuando la policía o los peritos han terminado su intervención inicial, previa la preservación del lugar de los hechos, con la recolección de evidencia física y entrega de esta mediante cadena de custodia, el agente del Ministerio Público realizara similares actividades a las actuales; es decir, inicia la carpeta de investigación con la puesta a disposición de persona y / o instrumentos, objetos, o productos del delito, incorporando estos con el formato de cadena de custodia, y procede a su descripción e individualización.

Integración de la carpeta de investigación.

Ahora bien, continuando con el esquema de la carpeta de investigación, una vez incorporadas por el agente del Ministerio Público las catas de policía y diversas documentales derivadas de la intervención policial, empezara propiamente la integración de la carpeta de investigación con los denominados actos investigativos y diligencias ministeriales como: toma de declaraciones de denunciantes y testigos, así como del inculpado con presencia de su defensor, quienes en su caso describirán la evidencia física; solicitud de peritos, requerimiento de información, recepción de informes policiales homologados, solicitud de investigaciones especificas a la policía, realización de inspecciones oculares, confrontas, etc. También podrá, dentro de la carpeta de investigación, solicitar a un Juez de Control algunas técnicas especiales de investigación que requieren control constitucional, como son el cateo o las intervenciones telefónicas, aun sin dar vista al investigado o inculpado, cuando se funde y motive la necesidad de secrecía.

Sin embargo, la metodología para realizar estos actos procedimentales cambia de manera radical.

Ya no es efectuar diligencias de integración sino verdaderos actos de investigación con protocolos de actuación,- entendidos estos como un marco de referencia metodológica, de carácter obligatorio, indispensables para los agentes del Ministerio Público (fiscal), Policía Ministerial, peritos y demás servidores públicos-, que forman parte de la normatividad y contiene los formatos para fortalecer las actividades

Procede la toma de declaraciones, pero sin la fuerza de una declaración con valor probatorio pleno, ya que no se puede reproducir mediante su lectura total en audiencia oral, sino que sirve para fundamentar un interrogatorio o contrainterrogatorio; es un recuerdo en la memoria, en el cual solo puede ser reproducido por lectura, fragmentada, en la audiencia cuando sirva como lectura de apoyo de memoria o para evidenciar contradicción sobre lo manifestado en esta por la persona que lo refirió ante el agente del Ministerio Público, la policía, el perito, o ante terceros, ya sea de manera verbal, correo electrónico, internet, twitter, o cualquier otra forma de transmisión de datos o voz.

El agente del Ministerio Público, además, deberá hacer una ponderación de datos de prueba relevantes.

Valoración de la eficacia de los testigos ya no es presentar a muchos testigos sobre un mismo hecho, sino elegir cuidadosamente a quien utilizara para acreditar que hecho, ya que el número de testigos que se puede utilizar en la audiencia de juicio oral es limitado, algunas disposiciones legales refieren como regla, a tres personas.

Adicionalmente, debe entrelazar debidamente declaraciones con indicios, para poderlos incorporar como prueba, hasta lograr convicción plena de que los hechos son como él los refiere.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


Requerido

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.  [ Aceptar ]