Menu
Home » Areas » Derecho Civíl » La publicación de edictos en el “REMATE”

La publicación de edictos en el “REMATE”

DR. JOAQUÍN RODRÍGUEZ SÁNCHEZ/JURISTA.-  Pareciera que las disposiciones del Código de Procedimientos Civiles de nuestro Estado de Veracruz pudieran ser completamente claras y de fácil entendimiento para cualquier ciudadano, así como para jueces, abogados y litigantes. Pero esto no es así, porque el Legislador sólo quiso establecer lo básico en cada tema o tópico. Si no, hubiera llenado el Código de muchos casos o ejemplos.

 Por ello, para la aplicación de la ley debe hacerse uso de la hermenéutica jurídica, e interpretarse la norma en su justa dimensión, y reflexionarse mediante el conocimiento científico, de manera lógica, para darle el sentido correcto o adecuado a lo que quisieron decir los encargados de crearla, en este caso el Estado, a través de sus legisladores, que entienden de los problemas sociales.

 El tema a tratar es el de las “publicaciones de edictos” en los lugares públicos de costumbre, en cuanto a cómo deben contarse los días, ya que litigantes y, por qué no, juzgadores, se encuentran en la disyuntiva de cómo efectuar el cómputo de esas policitaciones, lo que genera incertidumbre y falta de seguridad en lo que se hace, y que da lugar a suspensión de audiencias con evidente perjuicio al patrimonio de los justiciables.

 El artículo 414 del Código de Procedimientos Civiles establece: “Hecho el avalúo se sacarán bienes a pública subasta, anunciándose por dos veces de siete en siete días, por medio de edictos fijados en los sitios públicos de costumbre e insertos en la “Gaceta Oficial” del Estado, y otro periódico de circulación, si el valor de la cosa pasare de cinco mil pesos. A petición de cualquiera de las parte y a su costa, el juez puede usar, además de los expresados, algún otro medio de publicidad para convocar postores.”

 De lo anterior podemos colegir con claridad que las publicaciones de edictos en los sitios de costumbre, deben hacerse por dos veces de siete en siete días, e insertos en la Gaceta Oficial del Estado y otro periódico de circulación.

 Cuando sean las publicaciones de edictos en el Juzgado, Hacienda del Estado, Ayuntamiento, se harán en días hábiles y no se contarán los días sábado, domingo y días feriados que no se trabajen oficialmente. Igualmente, se harán las publicaciones en la Gaceta Oficial del Estado de lunes a viernes y también en los días festivos, (exceptuándose sábado y domingo) información recabada de esa dependencia.

 En cambio, cuando las publicaciones sean en el periódico de circulación que sí se publica todos los días, deberán contarse los días continuos.

 Lo anterior pudiera pensarse que no admite problema alguno al señalar que las publicaciones deben efectuarse de siete en siete días, pero aquí es donde está la interrogante: ¿A qué se refiere cuando dice de siete en siete días? Porque de facto pudiera pensarse que primero deben ser siete días y después otros siete días.

 Esto no es así, porque conforme a la Jurisprudencia número 19/2008  Contradicción de tesis 136/2007-PS. Entre las sustentadas por los Tribunales Colegiados Tercero y Octavo, ambos en Materia Civil del Primer Circuito. 30 de enero de 2008. Unanimidad de cuatro votos. Ausente: Olga Sánchez Cordero de García Villegas. Ponente: José de Jesús Gudiño Pelayo. Secretaria: Nínive Ileana Penagos Robles. Tesis de jurisprudencia 19/2008. Aprobada por la Primera Sala de este Alto Tribunal, en sesión de fecha veinte de febrero de dos mil ocho. Instancia: Primera Sala. Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época. Tomo XXVII, Abril de 2008. Pág. 220. Tesis de Jurisprudencia, que a continuación se transcribe, se puede leer lo siguiente:

 “NOTIFICACIÓN POR EDICTOS. ENTRE CADA PUBLICACIÓN DEBEN MEDIAR DOS DÍAS HÁBILES, CONFORME AL ARTÍCULO 122, FRACCIÓN II, DEL CÓDIGO DE PROCEDIMIENTOS CIVILES PARA EL DISTRITO FEDERAL.

 Conforme a dicho precepto legal, tratándose de personas inciertas o de aquellas cuyo domicilio se ignore, procede la notificación por edictos, los cuales deben publicarse por tres veces “de tres en tres días” en el Boletín Judicial y en el periódico local que indique el Juez. Ahora bien, la expresión “de tres en tres días” debe interpretarse en el sentido de que entre cada una de las publicaciones deben mediar dos días hábiles, para que la siguiente publicación se realice al tercer día hábil siguiente. Ello es así, porque dicha expresión únicamente señala cuándo deben realizarse las publicaciones, sin precisar los días que han de mediar entre ellas. Sin embargo, ese dato puede determinarse a partir del mandato consistente en que la publicación deberá realizarse “de tres en tres días”, ya que si se afirmara que deben mediar tres días hábiles, la publicación se realizaría al cuarto día, en contravención a la regla prevista en el precepto citado. Además, si la intención del legislador hubiese sido que entre las publicaciones mediaran tres días hábiles, así lo habría determinado expresamente, como lo hizo en el artículo 570 del Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal, en el que sí menciona los días hábiles que deben transcurrir entre las publicaciones.”

 También es aplicable la siguiente tesis aislada, del PRIMER TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA CIVIL DEL PRIMER CIRCUITO. T. C. Revisión civil 131/68. Joaquín Moreno Suárez. 25 de marzo de 1969. Unanimidad de votos. Ponente: Luis Barajas de la Cruz. Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito. Fuente: Semanario Judicial de la Federación, Séptima Época. Volumen 3 Sexta Parte. Pág. 93. Tesis Aislada, que a continuación se puede leer:

 “EDICTOS, CÓMPUTO PARA EFECTUAR LAS PUBLICACIONES DE LOS. REMATES. La prevención que contiene el artículo 570 del Código de Procedimientos Civiles, relativa a que los edictos convocando postores para el remate, deben publicarse “de siete en siete días”, ha de entenderse en el sentido de que dicho término se computa excluyendo los días inhábiles, en los que conforme al artículo 131 del ordenamiento en cita, no pueden tener lugar actuaciones judiciales. Dicho en otras palabras, entre las dos publicaciones debe mediar un lapso de seis días hábiles para que la segunda publicación aparezca precisamente el séptimo día hábil. Este cómputo, una vez excluidos los días inhábiles, se obtiene fácilmente con sólo colocarse en las sucesivas hipótesis de si las publicaciones debieran efectuarse de uno en uno, de dos en dos, de tres en tres, de cuatro en cuatro, de cinco en cinco y de seis en seis días, para luego llegar a la prevención impuesta por el precepto que se interpreta, o sea la de que las publicaciones deben hacerse de “siete en siete días”; y así se tiene que si fuera de uno en uno, la publicación sería de un día para otro, esto es, diaria, sin meditar día hábil; si fuera de dos en dos, entonces mediarían dos días hábiles entre ambas publicaciones; y así sucesivamente hasta llegar a la que se busca, que es la de “siete en siete días”, en la que deben mediar seis días hábiles. No es óbice para sostener la anterior conclusión el argumento de que no es “término judicial” el contenido en el artículo 570 del Código de Procedimientos Civiles para el Distrito Federal, ya que en un sentido lato o legal, sí lo es, porque la publicación de los edictos convocando postores para el remate en un procedimiento judicial, constituye una actuación también judicial, que debe practicarse conforme a la ley.”

 En ese tenor, las publicaciones de edictos que ordena nuestro Código de Procedimientos Civiles, de siete en siete días, deben ser de uno en uno, de dos en dos, de tres en tres, de cuatro en cuatro, de cinco en cinco, de seis en seis para llegar a la prevención impuesta de siete en siete y de ahí se sigue contando los siete días que faltan.

 Ejemplo:

1.-De uno en uno.

2.-De dos en dos.

3.-De tres en tres.

4.-De cuatro en cuatro.

5.-De cinco en cinco.

6.-De seis en seis.

7.-De siete en siete.

 Aquí el día siete se cuenta para la primera publicación de siete y la segunda publicación (el siete es intermedio para las dos publicaciones). Es decir, el siete termina la primera publicación y en el mismo siete se continúa contando la segunda publicación y así sucesivamente, hasta llegar a contar siete días por lo menos antes del día del remate. Así se continúa con la otra publicación del ocho, que sería la de dos en dos, la del nueve de tres en tres, la décima de cuatro en cuatro, la décima primera, de cinco en cinco, la décima segunda de seis en seis, la decimotercera de siete en siete

 8.- de dos en dos

9.- tres en tres

10.- de cuatro en cuatro

11.- de cinco en cinco

12.- de seis en seis

13.- de siete en siete

 La publicación de edictos en la Gaceta Oficial del Estado se hará de lunes a viernes y también en días festivos (en dependencias oficiales, Juzgado, Ayuntamiento, Hacienda del Estado, etcétera, de lunes a viernes).

 En el diario de circulación: El Dictamen, Notiver, Diario de Xalapa, todos los días excepto primero de mayo.

 Si, por ejemplo en las dependencias oficiales, que trabajan de lunes a viernes que son cinco días por semana, ejemplo del mes de Enero 2014.

 Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Domingo 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31. De esa manera se contarían los días, ya que entramos a laborar el día ocho de enero del dos mil catorce, y el día dieciséis sería el intermedio y sería el de siete en siete días, que vencerían el veinticuatro, que debe ser previo a la audiencia. (Este mismo ejemplo puede servir para la Gaceta Oficial del Estado que trabaja de lunes a viernes, a no ser que sea un día festivo que también se publica).

 Por otro lado, en el ejemplo de periódico de circulación: El Dictamen, Diario de Xalapa, Notiver, según el distrito en el que se ordene la publicación de edictos, como todos los días circulan todos los días cuentan, ejemplo:

 Lunes Martes Miércoles Jueves viernes Sábado Domingo 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30 y 31.

 Entonces aquí la publicación empieza a contarse el día ocho, nueve, diez, once, doce, trece, y el día catorce es el día siete (intermedio) y de ahí se comienza a contar la segunda publicación, entonces sería el día catorce, uno; el día quince, dos; el día dieciséis, tres; el día diecisiete, cuatro; el día dieciocho, cinco; el día diecinueve, seis; y para terminar el día veinte, por lo que después de este día ya se puede celebrar la audiencia, por mediar los siete en siete días de que habla la publicación del remate.

 Lo importante de todo esto, es que la publicación no se debe interrumpir, por eso se dice, de siete en siete días, siendo esto una cuestión meramente gramatical, porque si se contara por separado, primero siete días y después otros siete días, ya no sería siete en siete días, se interrumpiría el término.

 En efecto, si se publicara por separado del uno al siete, la otra publicación se haría el día ocho, y entonces ya no sería de siete en siete, si como se dijo la otra publicación se hace al día ocho y entonces dejaría de aplicarse la norma comentada, criterio que se robustece  con la jurisprudencia y tesis aislada antes plasmadas.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


Requerido

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.  [ Aceptar ]