Menu
Home » Blog » Contrainterrogatorio
31504720_s

Contrainterrogatorio

En la dinamización del sistema jurídico surgen situaciones o figuras que requieren un estudio particular, en este momento abordaremos el contrainterrogatorio dentro del Proceso Penal Acusatorio y Oral en México.

Mtro. Manuel Moreno Melo

Mtro. Manuel Moreno Melo

Existe una vertiente de análisis principalmente impulsada por Ronald Dworkin y Robert Alexy en la cual se estructura el Derecho con normas que pueden ser de dos de tipologías Principios y Reglas, autores motores del denominado movimiento del Neoconstitucionalismo como son Paolo Comanducci, Riccardo Guastini, Miguel Carbonell, Luis Prieto Sanchís, etc. y con una antítesis puntualmente formulada especialmente por Juan Antonio García Amado.

En el caso de Robert Alexy concibe los principios como mandatos de optimización, en tanto en caso de colisión no implica necesariamente un sacrificio u subsistencia absoluta (teoría de la ponderación), en el caso del artículo 20 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos se hace alusión que el Proceso Penal Acusatorio Y Oral Y se regirá sistémicamente bajo los ¨principios¨ de: inmediación, publicidad, concentración, continuidad y contradicción.

Sobre este último principio el Código Nacional de Procedimientos Penales señala:

Artículo 6o. Principio de contradicción

Las partes podrán conocer, controvertir o confrontar los medios de prueba, así como oponerse a las peticiones y alegatos de la otra parte, salvo lo previsto en este Código.

En este tenor el Principio de Contradicción se manifiesta en cada una de las etapas y sub-fases de las mismas en términos del numeral 211 del mismo ordenamiento, en la investigación el aportar datos de prueba para refutar la teoría del caso del contraparte, en la etapa intermedia el ofrecer medios de prueba en pro de acreditar el planteamiento respectivo y además para descalificar los de la contraparte o incluso argumentar alguna causal de exclusión del mismo, para en la etapa de Juicio los alegatos de apertura y clausura sean para exponer y argumentar respectivamente por qué se tiene la razón y no así la parte contraria.

Además particularmente la contradicción se hace patente en el desahogo de medios de prueba de personas, tal es el caso de una pericial o testimonial, en donde la técnica para llevarlo a cabo es en primera instancia mediante interrogatorio que realice el oferente y posteriormente precisamente bajo el principio aludido, el contrainterrogatorio que lo practicará la contraparte, dejándose siempre a salvo el derecho a repreguntar y recontrainterrogar en términos del artículo 372 último párrafo del ordenamiento antes señalado.

El Contrainterrogatorio conocido como ¨contra¨ o ¨contra-examen¨ se ha establecido en la doctrina tiene que realizarse no solo para buscar debilidades o contradicciones del testigo o perito sino también para recalcar aquellas situaciones que son de interés o beneficio en la llamada teoría del caso que se esté planteando.

En el caso de las objeciones en el último precepto referenciado se establecen las causales que se pueden alegar para que no sea procedente la pregunta, sin embargo existe una permisión exclusiva para el contrainterrogatorio (así como en el interrogatorio en el caso de testigo hostil), que son las preguntas sugestivas, entendidas como aquellas que traen implícitas la respuesta.

El contrainterrogatorio en la técnica de llevarse a cabo se ha señalado en la mayoría de los autores que debe realizarse mediante preguntas sugestivas, sin embargo en la práctica existen situaciones por ejemplo en la cual se tiene alguna certidumbre o evidencia trascedente (ejemplo un vídeo) que el testigo está mintiendo, en tal momento se pueden realizar con certeza una serie de preguntas abiertas en tanto a mayor abundamiento del propio testigo será en perjuicio del mismo declarante y de la parte que lo ofreció.

Uno de los propósitos primigenios del contra-examen es la detección de una mentira, debilidad o contradicción ya sea con el sentido común, con otra evidencia o con una declaración previa (ya sea por hecho nuevo o diferente) en el caso de esta última se puede practicar en términos del artículo 376 del CNPP una lectura para evidenciar contradicción a fin de que el juez se percate de que existe dicha confrontación en lo que se está manifestando.

En el caso de que la contradicción beneficie a quien está contrainterrogando o se manifieste la misma en relación a lo declarado de forma precedente en el interrogatorio no será necesaria la lectura sino que se expondrá o argumentará de manera favorable en el alegato de clausura o cierre.

Asimismo se encuentra la posibilidad de que el testigo o perito durante el contrainterrogatorio haga lectura de registros previos en relación a hechos o circunstancias que manifiesten que no recuerdan para el fin de apoyar la memoria del declarante.

Estamos en una curva de aprendizaje y se exponen estas ideas a fin de tener un breve bosquejo del contrainterrogatorio en el Proceso Penal Acusatorio y Oral, siempre con la intención de favorecer el debate sin que se pueda hacer un juicio de verdad absoluta, en tanto consideramos que en el derecho no se manejan valores de falsedad o verdad sino de validez o invalidez formal o material.

manuelmoreno@revistajurista.com

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


Requerido

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.  [ Aceptar ]